Menu

LEZAMA NECESITA UN CRUCE SEGURO

Quiso el destino que un poblado creciera alrededor de una estación de ferrocarril, como en tantísimos casos a lo largo y ancho del país. Que la economía agroganadera se desarrollara al ritmo de la actividad del tren, que eso permitiera el crecimiento demográfico de la Estación Lezama y que el progreso fuera de la mano de la fundación de un pueblo, Manuel José Cobo, ya iniciado el siglo XX.

Hasta allí, un panorama calcado de otras localidades que, aledañas a las estaciones y el tendido de vías férreas y caminos, crecieron y se desarrollaron hasta convertirse en grandes ciudades.

Sin embargo a pocas o a ninguna una ruta las separa y condiciona como a este pueblo que, a 156 km de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, queda en la temporada estival dividido por un flujo permanente de vehículos que, en los cambios de quincena y fines de semana largos, se vuelven una muralla muchas veces infranqueable.

Ha sido tema de debate y motivo de pedidos a las autoridades desde hace años, incluso desde antes que Lezama se convierta en el distrito más joven del territorio bonaerense. El intendente Arnaldo Harispe (Cambiemos) ha planteado a las autoridades nacionales y provinciales la situación de inseguridad vial que se produce en Lezama al ser atravesada por la Autovía 2, una de las rutas más transitadas del país.

El intendente elevó pedidos a Provincia y Nación

En el pedido que días atrás elevó al Ministro de Infraestructura Rogelio Frigerio, Harispe resumió la problemática de su comuna en datos muy gráficos. “Lezama es una ciudad que está dividida en dos partes por la Autovía. Del lado Este viven 1.800 habitantes y del lado Oeste 5.500 aproximadamente. Sólo existe un puente peatonal pero el cruce vehicular es al mismo nivel”, dijo.

El intendente destacó que esta situación se ha convertido en un problema para el ciudadano lezamense y que la consecuente inseguridad ha costado varias pérdidas humanas, que no podrán recuperarse, pero se puede prevenir que vuelva a ocurrir con la realización de una obra de infraestructura vial como un puente a nivel.

Si se observa la situación de otras ciudades a la vera de esta ruta, pueden citarse como antecedentes el puente alto nivel de Chascomús o el puente bajo nivel de Coronel Vidal que, con diversas respuestas de igual modo resolvieron la problemática.

“Cada fin de semana, y en particular durante el verano deben organizarse operativos policiales y de seguridad vial que detienen el tránsito de la Autovía 2, para que pueda cruzar el tránsito local de un lado al otro de la ciudad, con el consecuente embotellamiento y demoras que se producen en la ruta”. Lo que relata el intendente Lalo Harispe en su petición al ministro es cotidiano para los vecinos de Lezama, más aún para los que viven en el Barrio El Tero (en la parte este) y deben cruzar varias veces al día por trámites, compras, para ir al trabajo o simplemente porque es su derecho circular libremente.

En el mes de febrero, durante un almuerzo de trabajo con el Ministro de Seguridad bonaerense Cristian Ritondo y legisladores, Harispe ya había manifestado la necesidad de dar una solución al cruce de la Autovía 2.

Un proyecto esperado por los habitantes de Lezama que ha sido motivo de numerosas reuniones, marchas y gestiones del Concejo Deliberante local. Un reclamo por seguridad, una problemática que todos esperan tenga como respuesta una obra definitiva-

info agencia la provincia-

El Tiempo

Visita el sitio web de Radio Dolores