Menu

MAR DEL PLATA-NENE DISCAPACITADO CAYO EN UNA BOCA DE TORMENTA Y SE SALVO DE MILAGRO

Un nene discapacitado de 4 años cayó en una boca de tormenta ubicada en calle Martín Rodríguez casi Güemes, a metros de un salón de fiestas infantiles, por el que a diario pasan decenas de chicos.

El hecho ocurrió el sábado a las 17.30, cuando Patricia, su mamá, estacionó su auto en esa esquina, ayudó a Renzo a bajar del vehículo y se disponía a hacer lo propio con su otro hijo, de apenas un año y medio. En ese momento, el nene, ubicado sobre el cordón de la vereda, perdió el equilibrio y en segundos todo su cuerpo estaba en el interior del pozo.

En medio de la desesperación, los gritos del nene y con su otro bebé en brazos, la mujer introdujo parte de su cuerpo en la boca de tormenta y lo pudo rescatar. Una familia que pasaba por el lugar, se detuvo y los llevó a los tres al hospital para que lo revisaran los médicos. Pese a que pudo haber sido una tragedia, Renzo -de contextura física pequeña- resultó con raspones en sus piernas y brazos, aunque quedó internado en observación durante 24 horas.

A dos días del episodio, Patricia continúa en estado de shock. “Uno cuida a sus hijos de otras cosas: que no crucen la calle solos, que no corran para que no caigan o que no se lastimen con otras cosas; no de que no se caiga en un pozo que no debería estar en esas condiciones”, dijo este lunes en diálogo con 0223.

En ese marco, advirtió que el hueco -que en ese momento sólo tenía una pequeña corriente de agua, barro y basura- es tan grande que no sólo podría volver a caerse un niño, sino que además un adulto podría quedar con las piernas atrapadas en caso de que no lo viera. “Mi hijo mide 95 centímetros y pesa 11 kilos y, como entró, pude sacarlo. O sea, el pozo tiene más de un metro de profundidad”, calculó.

Debido a que el incidente ocurrió durante un fin de semana largo, Patricia sólo logró contactarse con Defensa Civil, área en la que le tomaron el reclamo y le explicaron que personal del Emvial y Obras Sanitarias se acercarán en las próximas horas para “evaluar la peligrosidad” de la boca de tormenta. “Mi hijo se pudo haber muerto y quiero que hagan algo para que nadie pase por esta situación”, aseveró.

El Tiempo

Visita el sitio web de Radio Dolores