Menu

LA REGIÓN – Macabro hallazgo del cuerpo de un nene en la ruta 11

Lo descubrió un hombre al ver que un perro estaba sobre él en la ruta que une Miramar y Mar del Sud. La víctima tenía alrededor de 2 años y le faltan las extremidades. En la zona no había denuncias de chicos desaparecidos de esas características.


El cuerpo de un nene, de aproximadamente dos años de edad, fue hallado en la ruta 11, por un hombre que circulaba en bicicleta y vio a un perro que estaba mordiendo lo que parecía un cadáver. El hombre se acercó, ahuyentó al animal y constató que se trataba de una criatura, por lo que inmediatamente dio aviso a la policía.

La fiscal Ana María Caro se hizo presente en el lugar y dispuso la realización de una autopsia para determinar la causas de la muerte, mientras que personal de Policía Científica trabajaba en el lugar para buscar pruebas. De todos modos no habría dudas de que se tratara de un crimen salvaje.

Según información brindada, la criatura tenía las manos y los pies cortados o amputados. Hará falta el resultado de la autopsia para saber si las personas que lo asesinaron le cortaron las extremidades o fue producto de los animales que encontraron el cadáver.

Fuentes judiciales y policiales confirmaron que en la zona de Miramar no existe ninguna denuncia por averiguación de paradero de un niño de esas características, por lo cual aún no tienen pistas sobre la identidad de la criatura.


Al nene mutilado le sacaron los órganos y lo mataron hace al menos una semana

El informe preliminar de autopsia no pudo establecer su sexo. Tenía entre dos y tres años. Se sacaron muestras para realizar estudios de ADN.

El informe preliminar de la autopsia practicada a la criatura hallada a la vera de la ruta 11 arrojó datos aún más macabros y pocas posibilidades de lograr inmediatamente su identificación: al cuerpo le faltaban los órganos y aún no pudo establecerse su sexo. La primera estimación de la data de muerte habla de un lapso mayor a los diez días.

A la falta de pies y manos que permitieran obtener sus huellas, se confirmó el faltante de piezas dentales que la fiscal Ana María Caro había dado como posibilidad horas después del hallazgo del cuerpito. El estado que presentaba los restos no permitió establecer las causas de la violenta muerte.

Según confirmaron las fuentes judiciales, los peritos tomaron muestras para la obtención de ADN que permitan la correcta identificación de los restos. “Uno de los profesionales que participó de las pericias iniciales en el lugar del hecho sostuvo que nunca vio algo similar en treinta años de trabajo”, indicaron.

El informe final de los profesionales podrá establecer qué tipo de heridas fueron provocadas por el accionar de los animales y cuáles sufrió la criatura antes del deceso. Uno de los datos que llamó la atención fue la existencia de un corte importante en la nuca que estaba suturado de una manera precaria.

El cuerpo de la criatura estaba completamente desnudo y los investigadores no hallaron ninguna prenda o manta con la que pudiese haber sido envuelto en cercanías. La hipótesis es que el o los homicidas lo arrojaron al arroyo “La Totora” que pasa por ese lugar y de allí fue sacado por los perros.

El cuerpo fue hallado cerca de las 3 de la mañana en la ruta, por un hombre que iba en bicicleta y vio cómo unos perros mordían el cuerpo. Rápidamente, personal policial y la propia fiscal se hicieron presentes en el lugar y constataron la escena de horror: una criatura de alrededor de dos años, con distintas mutilaciones, yacía a la vera de la ruta.

El Tiempo

Visita el sitio web de Radio Dolores