Menu

NACIONAL – Caso Lalo Ramos: “Voy a salir una y diez mil veces más hasta que se logre justicia”

Rocío Dusek, la mamá del pequeño Thiago, atropellado por el expiloto del TC, encabezó una manifestación en el microcentro de Mar del Plata a tres años del siniestro vial que dañó para siempre la vida de su hijo: “La fecha de juicio ya debería estar definida”, exclamó.


Tres años de pesadilla, de olvido y de angustia latente. Y sobre todo, tres años de un pedido que se reitera a diario y que en este 29 de marzo de 2017 sonó y suena más fuerte que nunca: justicia para Thiago Joel Franco, el niño afectado de manera irreversible por el siniestro vial del otoño del 2014 protagonizado por el expiloto de TC, Eduardo Lalo Ramos.

Confirmada la elevación a juicio de la causa contra el corredor, la familia del pequeño, en la voz cantante de su mamá, Rocío Dusek, encabezó una concentración este pasado miércoles en la mañana sobre avenida Luro e Independencia, para reclamar por una fecha de inicio del postergado debate público y oral.

“Ese es uno de nuestro mayores reclamos, ya son tres años sin justicia, los procesos son cada vez más lentos y ver que la salud de mi hijo se va deteriorando cada día, es lo que me impulsa a salir, una y diez mil veces más hasta que se logre justicia”, expresó Rocío.

En esa línea, la mamá de Thiago agregó: “No sabemos porque se están demorando los tiempos, la fecha del juicio ya debería estar, porque la feria judicial terminó hace rato”, razonó.

Al igual que en los primeros tiempos tras el accidente, cuando el corredor era un fuerte referente del macrismo, Rocío confirmó que Ramos “nunca se acercó a hablar con nosotros”, pero de inmediato aclaró: “Lamentablemente sé que esta persona nunca va a tener arrepentimiento ni va a tomar conciencia del semejante daño que le generó a un niño y su familia”, sentenció.

En la previa del triste tercer aniversario, Dusek recordó que el cuadro de salud de Thiago presenta una involución: “Está muy afectado todo su sistema sensorial y nervioso. Los médicos me dijeron que no espere que mi hijo se cure, que su estado es irreversible. Hay que ir viendo e investigando para ver como ayudarlo y darle la mejor calidad de vida posible. Tiene acompañamiento terapéutico, medicamentos, pero sé que la cura no la va a tener”, contó también al borde del llanto.

El Tiempo

Visita el sitio web de Radio Dolores